POR QUÉ FRUTILLAR

Frutillar es una pequeña ciudad al sur de Chile, emplazada en la ribera del Lago Llanquihue mira un imponente cordón de volcanes, campos y bosques, sus más importantes atributos son los paisajes y la música. Desde que grupos de inmigrantes alemanes se asentaron en la zona hacia 1850 la conservación de sus tradiciones y su cultura se vio fuertemente relacionada con el desarrollo artístico. La posterior llegada de un grupo de obreros a propósito de la construcción de la línea férrea y su instalación sobre el monte fueron las bases sobre las que se cimentó el desarrollo de la ciudad.

La ciudad es reconocida en Chile como la ciudad de la música, esto gracias a que hace 50 años un grupo de entusiastas vecinos dio inicio a lo que sería uno de los de los Festivales de Música Clásica más prestigiosos y reconocidos del país, las Semanas Musicales de Frutillar, éste se ha desarrollado año tras año gracias a la cooperación de sus patrocinadores y el valiosos trabajo voluntario de sus socios. Si bien el festival se llevaba a cabo tradicionalmente en el Gimnasio Municipal, se hizo necesario poder contar con una sala adecuada para albergar el evento, fue así como gracias a un generoso aporte privado el año 2010 se inauguró el prestigioso Teatro del Lago.

Hoy Teatro del Lago, además de ser la sede de Semanas Musicales, ofrece una importante programación artística durante todo el año que ha logrado hacer de Frutillar uno de los escenarios más reconocidos de Chile y Latinoamérica. Junto con ello cuenta con una Escuela de las Artes en que se trabaja principalmente la música y la danza y que pretende lograr impactar en la vida de niños, jóvenes y adultos a través de la experiencia artística.

Esto junto a una suma de otras pequeñas pero significativas iniciativas como grupos folclóricos, fiestas costumbristas, bandas, el festival de verano, el campamento musical MusicAustral, el Museo Colonial Alemán y su Centro Cultural de Arte Contemporáneo Lucarna, la activa Biblioteca Pública, configuran un masivo impacto en la economía local. Siendo una ciudad de sólo 11.500 habitantes, entre las distintas iniciativas artísticas visitan Frutillar más de 50.000 espectadores al año y desde su inauguración más de 125.000 personas de los más recónditos orígenes de Chile y el mundo han participado de algún taller o programa en la Escuela de las Artes. Es más, si en Chile la industria creativa es un 2.2% del PIB nacional, sólo en Frutillar las ventas de ella alcanzan casi el 6% de las ventas locales, ello sin sumar el enorme impacto en el turismo y el comercio que juntos suman cerca del 50% de las empresas y emprendimientos alojados en la ciudad.

Es por ello que UNESCO ha emplazado a la ciudad a postularse como miembro de la Red de Ciudades Creativas, lo que en términos concretos significa reconocer a la industria creativa local pero a la vez proponer y comprometerse con un sistema de Planes y Programas para profundizar el impacto de éstas.